Vichada


Liberan veinte ejemplares de caimán llanero en el parque El Tuparro de Vichada

Publicado:

Caimán Llanero
Caimán Llanero: El Cocodrilo del Orinoco o Crocodylus intermedius, también conocido como Caimán Llanero, emblemática especie en estado de amenaza crítico, tendrá una nueva oportunidad para su conservación. Foto: Pato Salcedo

Veinte ejemplares de Caimán Llanero (Crocodylus intermedius) serán reintroducidos el el martes 2 de febrero a su medio natural en el Parque Nacional Natural El Tuparro, escenario que en mayo de 2015 también recibió 21 individuos de esa misma especie que se encuentra en estado de amenaza crítico.

Esta vez, el grupo de caimanes es de doce hembras y ocho machos, de entre 84 y 110 cm. de longitud. Al igual que ocurrió con el primer grupo liberado, los reptiles portarán radiotransmisores para comprobar sus movimientos y monitorear su adaptación al medio natural.

El área seleccionada para llevar a cabo esta liberación fue bautizada como “Laguna Caimán”. Ubicada en la margen derecha del río Tomo, en el departamento del Vichada, el lugar cuenta con las características socioambientales y logísticas necesarias para la supervivencia de dicha especie.

Allí, previamente se hizo un inventario biológico en el que se pudo constatar la presencia de grandes depredadores y abundante fauna, lo que da fe de la buena salud de la zona. Entre otros se destacan jaguares, pumas, nutria de río, dantas y paujiles. Además, el lugar posee una generosa oferta de peces, principal alimento del Caimán Llanero.

Otra ventaja que ofrece “Laguna Caimán” es que en la orilla opuesta del río Tomo está Marandúa, base de la Fuerza Aérea, cuya presencia, además de garantizar la seguridad en la zona, colaborará de manera fundamental facilitando el acceso al área a los investigadores para monitorear a los caimanes reintroducidos.

Esta actividad forma parte del Proyecto Vida Silvestre (PVS) que desde el 2014 trabaja por la conservación de diez especies de fauna y flora en los Llanos Orientales y el Magdalena Medio y que es liderada por WCS Colombia y financiada por Ecopetrol, con el apoyo de la Fundación Mario Santo Domingo. El proyecto trabaja con diez organizaciones, una para cada especie.

En el caso del Caimán Llanero, la Fundación Palmarito es una de las diez organizaciones integradas al PVS, y viene trabajando por la conservación de ese reptil desde 2011 en alianza con la Gobernación de Casanare, Corporinoquia, Parques Nacionales Naturales de Colombia y el Grupo GHL.

Esta iniciativa está enmarcada en el Programa Nacional para la Conservación del Caimán Llanero, elaborado en 1998 por el Ministerio de Ambiente y

Desarrollo Sostenible y otras organizaciones. La intensa cacería comercial a la fue sometido el Caimán Llanero durante el segundo tercio del siglo pasado para comerciar su piel, lo llevó al estado crítico en el que hoy se encuentran sus poblaciones.

Se trata de un auténtico cocodrilo, uno de los más grandes del mundo. Habita exclusivamente en las tierras bajas de la cuenca del Orinoco, y se reproduce una vez al año. Su conservación representa la protección de otras especies, mayor salud para caños y ríos, mayor oportunidad para atraer ecoturismo y todo un esfuerzo para rescatar un ícono de la vida silvestre que forma parte la hermosa cultura orinocense.